Valladolid airport car rental

Paginas de proveedores





Lo ideal sería disponer de tres proveedores para los productos y servicios clave, de tal manera que si uno de ellos no puede atender un pedido, los otros dos puedan asumir su carga de trabajo.

Limitar el riesgo financiero Una de las medidas que toman las empresas es la de limitar el riesgo financiero, midiendo muy bien cada operación que requiera un anticipo de capital a un proveedor.

En caso de que haya que pagar por anticipado una cantidad de dinero, se debe tratar de establecer un calendario de pagos.

Así se evita perderlo todo en caso de que el proveedor tenga problemas graves y no cumpla con la entrega.

Colaborar con el proveedor para alinear esfuerzos En algunos sectores es bastante habitual la colaboración entre un cliente y sus proveedores.

Por ejemplo, en el de automoción, un sector vanguardista en metodología y en la forma de hacer las cosas, es habitual que un fabricante de vehículos se una a sus proveedores para poner en común las necesidades del cliente y los esfuerzos del proveedor para satisfacerlas.

De esta forma, pueden alcanzar los objetivos marcados en cuanto a precio, calidad y coste y añadir el valor esperado en su proceso productivo.

Cubrirse con stock El stock es un colchón que permite a las empresas mitigar las ineficiencias de los procesos.

En términos logísticos, el stock es un “mal menor”, dado que su gestión supone para el negocio “tener dinero parado”, pero a cambio se dispone de material para cubrir las necesidades de producción.

Así, en épocas en las que se prevea que un proveedor puede fallar (en negocios de campaña o con estacionalidad muy marcada) una forma de cubrirse es aumentar el stock de producto.

Esto supone aumentar el dinero invertido, pero permite evitar no poder atender los pedidos de los clientes porque falta un componente.

Hacerse “follower” de los proveedores Una importante labor que se debe hacer en la empresa es el seguimiento de la marcha del negocio de los proveedores.

Hoy en día hay mucha información empresarial a la que se puede acceder, tanto desde el punto de vista puramente contable como la de negocio.

Por eso conviene realizar un seguimiento de los proveedores para ver cómo evolucionan sus cuentas y políticas, dado que puede llegar un momento en el que la relación cliente-proveedor sea negativa.

Por ejemplo, en el caso de un proveedor que cometa infracciones medioambientales, que financie actividades ilegales o esté involucrado en casos de corrupción, la reputación de nuestro negocio puede verse afectada.

Si, por ejemplo, nuestro negocio vende que es responsable en materia medioambiental, no puede depender de un proveedor sancionado habitualmente por faltar al respeto al medioambiente.

Por si no lo sospechabas todavía, ya te lo decimos nosotros: una tienda online no se monta en un mes.

Y te lo decimos porque lo hemos intentado y, sencillamente, no se puede: hacer el estudio de mercado, dar con un modelo de negocio, encontrar proveedores, pedirles presupuesto, que te lo envíen, renegociar con ellos para que te salgan las cuentas, echar esas cuentas, contratar el proveedor de tecnología...

Vamos, por poder se puede, pero con pocas garantías –ninguna, si me preguntas a mí– y arriesgando ese paro que estás pensando capitalizar.

El caso es que hemos querido dar un giro a cómo enfocamos los reportajes y hemos dado todos los pasos para montar una tienda nosotros mismos.

Queríamos ponernos en el lugar de alguien que no tuviera experiencia en montar un negocio online para experimentar los mismos problemas que tú –si eres un experto en tiendas online, está claro que ya te sabes todo esto, así que esto no va dirigido a ti–.

¿Y quién mejor que yo, un simpático periodista? Mi idea ha sido seguir todos los pasos igual que los darías tú al querer montar una tienda online: darle vueltas a qué producto podría vender; ver de qué forma iba a conseguir ganar dinero; buscar y encontrar proveedores; testar los productos de esos proveedores; seleccionar los productos que finalmente se van a vender; hacer el estudio de mercado..

Bueno, todo eso y luego contrastar todos mis pasos con expertos para ver en qué he acertado y en qué he errado, para que tú des menos pasos en falso si montas una tienda online.

Y el producto es...

¿El primer paso? Ver qué producto voy a vender.

Comienzo a darle vueltas a qué opciones se me ocurren para la tienda: Púas para guitarras.

Porque había visto la idea en el extranjero buscando ideas de negocio para la sección de Oportunidades de la revista y porque me lo había comentado mi compañero Javier Escudero hacía poco.

había visto incluso una máquina que fabricaba púas.

Mandiles para cocinar.

Porque me encanta una tienda francesa que vende, eso.





Busco trabajo en Valladolid en una empresa de alquiler de coches, o teletrabajo en un rent a car de cualquier lugar del mundo.
 


Motor | Inmobiliaria | Empleo | Formacion | Servicios | Negocios | Informatica | Imagen y Sonido | Telefonia | Juegos | Casa y Jardin | Moda | Contactos | Aficiones | Deportes | Mascotas | Blogs